baBeLOG

Home > Your baBeLOG > My blog for London 2004

My blog for London 2004

Monday 7 March 2005, by María B.

My Blog from the London ESF
6th March 2005, by María B.

A veces, sólo a veces, entran ganas de cambiar el programa, dejarlo todo e irte a un foro social.

A veces, sólo a veces, hay un foro social al que irse ;-9

El sol se pone por encima de un techo de nubes moradas, rosas y dark grey. Las atravesamos al aterrizar. Bajo la oscuridad púrpura no se ve nada, durante unos segundos, hasta que al acostumbrarte vislumbras las luces de alguna ciudad.

Sabes que ahí abajo sólo se escucha el drip drop de la lluvia on the pavement y que los deshollinadores bailan sobre las chimeneas.

’Tween pavement and stars is the chimney sweep world When there’s ’ardly no day nor ’ardly no night There’s things ’alf in shadow and ’alfway in light On the rooftops of London coo, what a sight!

Chim chim-in-ey, chim chim-in-ey Chim chim cher-ee! When you’re with a sweep you’re in glad company

Recuerdo en el bus los Ejes del Foro y no puedo evitar preguntarme si es justo que ciertas palabras, como justicia infinita, ahora nos suenen a risa. El alter Axis del alter Evil.

3. Muy buenas tardes señoras y caballos, perdón, caballeros, como son ustedes tontos, perdón, tantos, no caben en el retrete, perdón, retrato.

Mi avión ha llegado muy tarde y no he podido asistir a la reunión de Babels. En el albergue me encuentro con una cola de intérpretes esperando que les den una habitación. La recepcionista, una española con cara de pocos amigos, no para de repetir que lleva veinte horas trabajando. Glen tiene una paciencia infinita.

Los ecositos llegan al poco rato, muertos de cansancio, con ojeras, y entran ganas de achucharles, darles la cena y meterlos en la cama, pero no es tan fácil encontrar un sitio para cenar decentemente. Marina hasta se había traído el choricillo y el queso.

Conocí a mis compañeras de cuarto, intérpretas de Barcelona, Málaga y Vigo que, por misterios de la vida, pudieron dormir como angelitos y no se enteraron de que a las cuatro de la mañana se nos coló un teenager borracho en la habitación. De hecho, se intentaron colar más, que llamaban a la puerta y hacían mucho escándalo, pero sólo entró el primero (porque... le abrí yo, que soy la más lista).

Dos horas después del incidente, siete am, con la legaña puesta, cereales, café de polvitos y al metro en el ascensor. Tres perdieron el bus y lo recuperaron una parada después. El hermano busero, cabreadísimo, no salió hasta que se bajaron todos los que estaban de pie, y los demás nos apretamos como pudimos. Milagrosamente llegamos a tiempo para la primera sesión.

4. Hola. Vengo a interpretar a los chimney-chim.

Muy buenas tardes, compañeros, compañeras, hermanos y hermanas. Les doy la bienvenida a esta tienda de campaña (Marquee, ejem) a doscientos metros de tan incomparable marco (Marquee, je, je) que es el Alexandra Palace. Les pido unos minutos de paciencia para esperar a nuestros hermanos ponentes, que se encuentran luchando contra ése furioso enemigo que es el mal tiempo e intentan atravesar la tormenta para poder llegar a la tienda de campaña. También nos faltan algunos intérpretes que sin duda estarán intentando nadar hasta aquí. Muchas gracias.

Al rato la coordinadora de sala envió a una malagueña que no se atrevió a encender el micrófono, que a su vez se trajo a una catalana que la animó, y al cabo de una hora se fueron turnando. Fue bonito porque era su primera vez, y porque el tema lo requería: Democracia e Instituciones Europeas. Fue agotador también.

Me gustaría, pues, hermanos y hermanas, despedir este seminario sobre los derechos de los discapacitados mentales y físicos en Europa dando las gracias a nuestros ponentes y haciendo un turno de preguntas. ¿Sí? Usted, sí. Le escuchamos, díganos. Hable, hable. Que hable, hombre, hable usted. ¿Cómo? ¿Perdón? ¿En qué idioma habla? Por favor, diga el idioma en el que va a hablar, hermano. Perdone, pare, pare, diga usted su idioma primero. No, no, EL IDIOMA, SU LENGUA, diga su lengua en inglés. Ah, que está hablando en inglés, perdone, perdone. ¿Es usted discapacitado? Le pido mil excusas, es que no le entiendo. ¿Hay alguien en la sala, de su familia, o un conocido, que pueda interpretarle?

Parece mentira que aquella señora fuese experta en el tema. Ésa fue la más difícil, pero descubrí a 18-year-old María Beatrice, colombiana y escocesa, que ha nacido para interpretar. Le faltaron las cifras, las instituciones, los acrónimos... pero el resto lo clavó. Hasta el turno de preguntas le salió bien. Eso sí, el dinero era siempre la plata.

Y es que en el fondo hemos venido para lo mismo que Jane y Peter, ¿no es cierto? Tenemos dos peniques, pero ojalá se mueran de risa los banqueros del Fidelity Fiduciary Bank! Queremos darle nuestros dos peniques a la anciana de las palomas. Y queremos una niñera que no huela a naftalina. Ni a petróleo.

And you’ll achieve that sense of conquest As your affluence expands In the hands of the directors Who invest as propriety demands

You see, Michael, you’ll be part of Railways through Africa Dams across the Nile Fleets of ocean greyhounds Majestic, self-amortizing canals Plantations of ripening tea

Por la noche, tardísimo, encontramos un kebab abierto. Un kebab en el que ya sólo quedaba pollo. Forgive me, Pedro, pero te voy a pedir que nos cuentes lo de la metáfora de la cabra. POOORFA. Fue lo mejor de la noche. Siento la tentación de contarlo yo misma... ahhhh, no puedo! Nos debes un mail, Pedro?

5.Cancel the Debt now! It’s unfair, it’s odious, it kills and it’s still there!

Sábado tempranero. Loli me seca las lágrimas mientras interpreto del francés a un señor africano, muy propio, con su túnica y gorrete, pero también cabreadísimo con el FMI porque está jodiendo vivo a su pueblo. Nos muestra las pinturas de un artista de su tierra featuring una mujer cargada con el pesado fardo de la deuda externa y un pueblecito rodeado de tendidos eléctricos que jamás beneficiarán a sus gentes. Quizás sea el cansancio, pero me resbalan los lagrimones, sigo interpretando y Loli me los seca, no menos sorprendida que yo.

No me había sentido así desde aquella protesta contra la guerra de Irak, hace dos años, en Granada, cuando apareció en primera plana del Ideal la foto de una niña descuartizada.

Hay cosas que, símplemente, no se pueden aguantar.

6. Perverse subsidies. Money and Oil

Con lo bonitas que son las ballenas, y nos las estamos cargando. Qué asco de petróleo. Sólo cinco minutos entre conferencias. Corriendo al baño ¿Dónde hay espresso por aquí? Tres minutos para encontrar dos cafés con leche outside the Congress de los sindicatos en Bloomsbury. Llego a un kebab y le pregunto al hombrillo que dónde puedo encontrar real coffee con urgencia. Ici, ma chère. ¿Hablas francés? ¿Vienes al foro? Pasa delante de todos los demás. ¡Ah, intérprete voluntaria! Te cobro sólo un café porque me has caído bien.

Gracias al hermano kebabero me dio tiempo a ir al baño.

7. Campaigning together: How Trade Unions and community Campaigns can Fight Privatisations and cuts.

Dormidos, casi soñando, con los ojillos entreabiertos, Juan y yo hicimos lo que pudimos, pero ya quedaba poco por hacer. Fue larguísima, inaguantable, aunque no tanto como la de la pobre Bego, a la que increparon y todo. Cuentanos, Bego. Las de la tuya estaban locas. Los de la nuestra, ni con patatas. Ni con mayonesa, vamos. Eso sí, nos echamos unas risas, con el dedo en el Cough, claro (es que allí se llamaba Cough).

La coordinadora de nuestra sala (al parecer lo hicieron todas las coordinadoras) leyó un comunicado con los principios de Babels y una protesta. ¿Se había acordado esto en la reunión de Babels del jueves? Mi avión llegó muy tarde y no pude asistir. Si no se había acordado, me temo que firmaron el comunicado en nombre de 500 personas, lo cual no quiere decir, ni mucho menos, que no esté de acuerdo con el comunicado, excepto que casi ni me enteré, porque aunque lo interpreté yo, estaba medio dormida y la coordinadora lo leyo tan deprisa que parece mentira que fuese ella la encargada de frenar a los ponentes cuando se embalan.

8. El resto es historia

Más perdidos que unos españolitos en Londres, en busca de la famosa fiesta de Babels que no existía en realidad, los ecositos recorrimos los metros londinenses de este a oeste, o más bien al revés, algunos cargados con mochilas hasta las tantas tantísimas, y encima por separado. Ehhh, esto, ejem...burguerquín...la vida es dura y no había comido decentemente en todo el día.

Me gustaría, compañero, compañeras, hermanos y hermanas, dar las gracias al Quique, la Bego el Glen (Gary glen Ross) y la Marina (norteamericana) por quedarse jugando a las cartas hasta las cuatro de la mañana. Llegué justo a tiempo para coger el autobús a Stansted y después me quedé dormida en un banco en el aeropuerto y casi pierdo el avión.

Siento enviaros este emilio tan poco jugosón, pero es que he vuelto muy inspirada y renovada y lo primero que he hecho ha sido crear una nueva asignatura extraoficial para los del máster de interpretación, para que practiquen Foro y más cosillas, y he estado liadísima desde el lunes. Vamos, que no he parado. Ahora me voy a otra clase corriendo.

En fin, Pilarín, que no hay dos sin tres, y que espero que no sea cierto eso de que terceras partes nunca fueron buenas. La segunda no ha estado mal, ¿no?

Now, Michael, When you deposit tuppence in a bank account Soon you’ll see That it blooms into credit of a generous amount Semiannually And you’ll achieve that sense of stature As your influence expand To the high financial strata That established credit now commands

You can purchase first and second trust deeds Think of the foreclosures! Bonds! Chattels! Dividends! Shares! Bankruptcies! Debtor sales!

Opportunities! All manner of private enterprise! Shipyards! The mercantile! Collieries! Tanneries! Incorporations! Amalgamations! Banks!

You see, Michael Tuppence, patiently, cautiously trustingly invested In the, to be specific, In the Dawes, Tomes Mousely, Grubbs Fidelity Fiduciary Bank!